Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 19 el Vie Ago 04, 2017 12:22 pm.
Nuestro Facebook: Liberte Pensee. {Clic sobre la imagen}
Comienza con el equinoccio de otoño 23 de septiembre y termina con el solsticio de invierno 21 de diciembre. Durante el otoño, las hojas de los árboles caducos cambian y su color verde se vuelve amarillento y amarronado, hasta que se secan y caen ayudadas por el viento que sopla con mayor fuerza. Desde esta estación la temperatura comienza a ser un poco fría.
Las imágenes, la trama, las fichas y los temas son totalmente creados por el administrador principal.. Es totalmente prohibido la copia de los mencionados sin autorización del administrador principal Licencia de Creative Commons
Marauders in France. by Administrador Principal is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 2.5 Argentina License.
Creado a partir de la obra en marauders-francia.foroargentina.net/.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://marauders-francia.foroargentina.net//.

Un rencuentro - Grecia.

Ir abajo

Un rencuentro - Grecia.

Mensaje por Williams E. Scumbridge el Lun Sep 19, 2011 12:03 am

La semana había finalizado, aquella semana la había pasado sin duda un poco apretada ya que había estado obligado a hacer un par de tramites en el centro de la ciudad, realmente no fue de mi agrado, jamás me gusto hacer tramites por el simple motivo de que cuando uno iba a hacerlos había una fila del demonio, esperar ha que cada persona luego de tomarse su tiempo hiciera algo .. Era simplemente odioso y no encajaba con mi personalidad activa, odiaba quedarme allí por lo que cuando esos días finalizaron me sentí un poco más ligero y alegre de que aquel infierno hubiera terminado. Aquel sábado por la mañana me levante cuando el sol se filtro por las cortinas de la ventana, al principio evadí los rayos solares dándome vuelta pero llego un momento en donde ya el sol no se filtraba más bien traspasaba la delgada cortina inundando toda la habitación de luz. Dándome por rendido me levante quedándome un minuto sentado en mi cama, miré el reloj "10:24", genial, pensé para mis adentros mientras bostezaba y me levantaba. Camine hacía el cuarto de baño y abrí la llave de agua, hice mis necesidades y me di una larga y relajante ducha de agua caliente. La cerré y di paso a secarme con la toalla negro que había preparado antes de ducharme. Envolví mi cintura en la toalla dejando mi torso descubierto y me dirigí hacía el ropero para buscar algo que ponerme; al final de cuentas termine sacando lo mismo, un par de jeans rasgados en las rodillas, una remera blanca con un estampado ligero, un par de zapatillas verdes botella y una campera de algodón que también tenía una estampa en el pecho. Al terminar de vestirme comí algo en la cocina, las sobras del otro día, y tomando mis llaves, el móvil y la billetera salí de casa.

Tomé un café con mi jefa, me había citado el día anterior para hablar algo sobre el trabajo, acepté obviamente pero al llevar me arrepentí. Ella me dijo que a pesar de que mi trabajo era perfecto que había sido descuidado la otra noche. La verdad era que había salido con una clienta "Margareth dime por favor". Era una veterana que quería diversión, comimos, bailamos pero llego un momento en donde Margareth quería algo más, me negué con amabilidad pero ella había quedado desconforme. Y ahora mi jefa sufría las consecuencias de mis actos. Me daba lastima ya que Sophia, mi jefa, era muy buena pero ¡Joder! ¿Qué creía? ¿Qué me acostaría con aquella mujer? Cuando termine la charla salí de la cafetería de un mal humor. Uno trataba de ganarse la vida como mejor podía pero con ellos encima era imposible, dios, aún las palabras de Sophia retumbaban en mi cabeza " .. Vamos Will, esta mujer es ganada, podría darte muchísimo dinero .. ". ¿Quien me abría dicho que ser lo que era tenía ese estilo de problemas?. No quería pensar más en el tema, no quería pensar más en el trabajo hasta que tuviera que hacerlo, últimamente había tenido problemas con las clientas porque era gente mayor que pretendía acostarse con jóvenes, algunos podían yo no.
Camine por las transitadas calles de Francia siguiendo el aroma del café recién echo, las cafeterías se situaban de un lado de la calle con sus mesas afuera, mucha gente estaba sentada observando el panorama. No me detuve en ningún momento aunque el aroma del café Frances me llamaba fuertemente, solo quería irme a casa y descansar luego de una semana ardua. Las calles a medida que me iba acercando a mi Loft se iban vaciando de personas, cada vez se veían menos personas que caminaban allí. A pesar de ser una zona muy cercana al centro el barrio en donde había podido comprar mi casa era tranquila, por suerte. Todas las casas eran Loft, generalmente se hospedaban estudiantes o gente que iba del paso por eso era iguales aunque si uno se detenía a verlas tenían diferencias diminutas.

Al llegar a la puerta 743 me detuve, dulce hogar. Subí los escalones hasta poder introducir la llave, di media vuelta y abrí la puerta. Le eche llave dejando la llave en la rendija, suspire mirando mi casa ordenada. Puse la pava sobre la hornalla y prendí el fuego, tanto caminar y oler café se me había antojado un buen café. Me quité el buzo y lo golpe en el respaldo de las sillas que estaban en la isla de la cocina. Saqué un taza negra, el café en granos y la azúcar. Prendí el equipo de música colocando un autor conocido en Francia que estaba cerca de España, la canción "Resumiendo" de J. Savina comenzó a resonar en el loft. Me senté sobre la mesada de la cocina a esperar que el agua se calentaba y siguiendo el ritmo de la música con mi pie.
En aquel instante el móvil sonó, mire la pantalla y ví que me llamaba mi madre, sonreí de lado y atendí, durante un momento hable con ella escuchando la dulce voz de la mujer que me había criado.

_________________

Williams E. Scumbridge

"Un simple jeu de séduction peut tuer, même le meilleur joueur. "
avatar
Williams E. Scumbridge

Mensajes : 21
Fecha de inscripción : 17/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un rencuentro - Grecia.

Mensaje por Grecia Giorgatos el Miér Sep 21, 2011 5:46 pm

A pesar de los años que había transcurrido desde su última visita a Paris, para Grecia Giorgatos nada había cambiado. Sus preciosos parques y amplias avenidas aún continuaban ahí, vestidos en exquisitos tonos otoñales ... con la misma gente. El río Sena dejando a su paso un caudal de un azul tan profundo que parecía fundirse con el mismísimo cielo, allá, cruzando la línea del horizonte. El aroma, la esencia propia de Paris, con sútiles notas de tabaco y café bailoteando en el aire y mezclándose con los perfumes de las señoritas, inundando todo cuanto había. Los puestos de un bouquiniste cualquiera, con libros de segunda mano que a pesar de los rayones y dobleces seguían dispuestos de atrapar entre sus lineas a quien este dispuesto a dejarse llevar por esas historias de amor, de odio. Esas construcciones tan antiguas como la misma Francia, con gárgolas de impasible roca vigilando a la distancia, inmutables a los pasos de los años.Y dentro de ese vaho utópico, la otra París, esa que nadie conocía, tambien continuaba en el mismo lugar, con sus callejones estrechos y mal iluminados, señoritas de saldo y esquina con un cigarrillo entre sus dedos, y adolescentes perdidos en las fantasías sin sentido de besos húmedos y alcohol, aún convivian entre las sombras de la noche parisina.

Esa mañana, la tercera desde que había llegado en Paris, Grecia Griorgatos se había levantado más temprano que lo usual. A decir verdad, la joven tampoco estaba segura si en realidad logró conciliar el sueño. Entre las paredes del que fuese su nuevo departamento, todos sus recuerdos parecían multiplicarse reviviendo cada segundo, cada instante; sin embargo cuando los primeros vestigios de luz se colaron entre las cortinas, Grecia ya se hallaba de pie frente al espejo de bordes de palisandro, recogiendo su largo cabello dorado en una coleta. Poco después vestida con un jersey de punto y un pantalon corto de gabardina azul, la joven salió a las calles atrayendo un par de miradas poco virtuosas a las que respondió con una sonrisa perfecta, y una mirada irreverente que parecía burlarse del lucero del alba. Si, Grecia Giorgatos era niña, y era mujer. Poseia una gracia y un donaire exquisito, pero a la vez era dueña de una insolencia infantil capáz de enloquecer a cualquiera. Era día y noche, fuego y hielo. Grecias Giorgatos lo era todo en proporciones descomunales entre las que no había ninguna razón aparente.

- Dos moccas. Con caramelo - pidió la joven al dependiente aún con una sutil sonrisa dibujada en sus labios carmines, luego de haber ingresado al local. El Starbucks situado en el número setenta y seis de la Avenida du Général Leclerc tampoco había cambiado mucho en los últimos años: un servicial dependiente detrás del mostrador anonatdo los pedidos; una madre junto a su hijo se hallaban deliberando entre las infinitas opciones que le ofrecía la carta; un par de hombres con traje y corbata a pesar de ser un día no laborable; un par de adolescentes tomados de la mano sonriédose con cariño y disfrutando cada momento como si fuese el último. Eran escenas cotidianas que estaban siendo observadas por los curiosos ojos de Grecia, como si en verdad conociece a esas personas a las que no había visto jamás. "Su pedido, señorita". La voz del joven interrumpió subitamente los pensamientos de la muchacha, mientras le entregaba una bolsa con el conocido sello verde de la empresa, junto al ticket de su compra. "Gracias por elegirnos". Grecia se despidió saludándolo con la mano, antes de volver a las entonces agitadas calles de Paris. Sabía que ya no podía posponerlo.

Setecientos cuarenta y siete, setecientos cuarenta y seis, setecientos cuarenta y siete. La muchacha iba contando los números regresivamente, hasta que se encontró irremediablemente hasta la puerta con la numeración setencientos cuarenta y tres. Williams... Grecia repitió su nombre una, dos, infinitas veces hasta que las palabras se fueron desdibujando hasta convertirse en apenas un murmullo inentendible. En el interior del loft sonaba armoniosamente una canción en español que la muchacha no conocía, pero que creyó haberla oido alguna vez ; sin embargo ahí, parada frente a la puerta setecientos cuarenta y tres sosteniendo la bandeja de Starbucks no podía menos que sentirse tonta. Mordiéndose el labio inferior dió un paso hacia adelante y posó sus dedos sobre el pequeño boton escarlata que se hallaba a su izquierda - Sé que quizás hubiese sido más apropiado comprar alguna pizza. De todas formas espero que no rechaces el café - expresó la joven con una media sonrisa que ocultaba las oleadas vertiginosas que la golpeaban una vez que la puerta se hubo abierto.
avatar
Grecia Giorgatos

Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 18/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un rencuentro - Grecia.

Mensaje por Williams E. Scumbridge el Miér Sep 21, 2011 10:04 pm

Estuve un buen tiempo hablando con mi madre, generalmente solía llamarla a menudo pero por el tema del trabajo me había costado llamarla tan seguido ya que aún no me organizaba con el resto de mi vida, siempre preocupado en trabajar para tener una buena vida pero ¿Cuando podía disfrutar de esa vida? Supongo que me importaba más que mi madre tuviera todo lo necesario antes de tener una vida plena de lujos, en fin. Ella hablo con mucha alegría me contó maso menos como iba el clima por esos alrededor y yo hice lo mismo contándole como iban mis "Estudios"; la verdad era que mi madre no sabía que trabajaba de Gigolo, si supiera creo le daría un infarto ya que ella pensaba que estaba estudiando y al mismo momento trabajando, de ahí el dinero que le daba. A resumidas cuentas invente toda una vida diferente a la mía en donde acudía al colegio y me llevaba bien con mis compañeros, etc .. etc.
Cuando la pava comenzó a chillar me levante de la silla y la tome con un trapo vertiendo el agua caliente dentro de la taza llena de café y azúcar, a medida que se iba mezclando un color marrón caqui fue viéndose, con una mano fui revolviendo el café para que se mezclara bien. Cuando tome la taza y la deje sobre la mesada el timbre sonó. Fruncí el ceño extrañado ya que no esperaba visitas, aún hablando con mi madre me acerque a la puerta y abrí para encontrarme con aquella sorpresa.


- Grecia .. - una visita inesperada daba como producto aquellas acciones. Creo que era la única persona que no esperaba aquel día, fruncí el ceño mirando la bandeja de café - Madre te llamó luego - escuche que ella aceptaba y se despedía, corte la comunicación y baje el teléfono aún confundido por mi visita - Pero .. ¿Qué? No esperaba ha que tocases mi puerta - confesé riendo con un toque irónico mientras miraba a la verdadera Grecia -

_________________

Williams E. Scumbridge

"Un simple jeu de séduction peut tuer, même le meilleur joueur. "
avatar
Williams E. Scumbridge

Mensajes : 21
Fecha de inscripción : 17/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un rencuentro - Grecia.

Mensaje por Grecia Giorgatos el Miér Sep 21, 2011 11:11 pm

"Grecia". Su nombre en los labios de Wiilliams, su vicio, resonó en sus oidos con esa voz aterciopelada que tanto había añorado. Después de esos segundos interminables de espera detrás de la puerta lo tenía frente ella, sonriendo con la dosis perfecta de ironia en sus palabras - Dale saludos de mi parte...- agregó Grecia antes de que Williams cortase la comunicación con Helena Scumbridge. Y suspiró. El muchacho la miraba con una conjución de asombro y diversión, pero sin demostrar nada más aparte de aquello. ¿La había añorado? Grecia contaba con aquello. Sin embargo sus palabras le sonaban de algún modo vacías. ¿Pero que importaba? Lo tenía frente a ella, regalándole una sonrisa perfecta, tal y como lo había evocado en sus sueños - Técnicamente no la toqué, Williams - comentó la joven con una sonrisa infantil, depositanto la bandeja en sus manos - Es mocca con caramelo. Como te gustan - explicó Grecia sin perderse un segundo del joven de cabellera castaña - Y si deseas quedarte con los dos solamente debes disculparte, decirme que no me conoces, y luego cerrar la puerta - concluyó, mordiéndose el labio inferior.

Un par de años habían pasado desde la última vez que se vieron, y sin embargo a Grecia Giorgatos les resultaron más que una eternidad. El tiempo pasa, las personas no cambian. O al menos eso decían. Pero quizás ella misma al haber decido volver a verlo demostraba de que eso no era mas que una mentira cruel que negaba a los seres humanos la capacidad de la búsqueda de la perfección, de la evolución. Porque ella había cambiado, a pesar de que se negase a reconocerlo. Fue la estupidez lo que los había llevados a ambos a perder su amistad cuando no eran más que un par de adolescentes. Y la cobardía fue la que la obligó a huir de Paris excusandose con la necesidad de encontrarse con su familia de sangre y terminar sus estudios. Pero ahí estaba frente a ese hombre que la había hecho mujer, con una dosis extra de razón -o quizás sería más correcto decir de osadía- dispuesta a recuperar lo que había descuidado, observando cada movimiento que realizaba. Disfrutando cada segundo de su presencia como si fuese el último.

avatar
Grecia Giorgatos

Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 18/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un rencuentro - Grecia.

Mensaje por Williams E. Scumbridge el Lun Sep 26, 2011 11:47 pm

El tiempo había pasado y aquella persona que tenía enfrente mío tenía el mismo aspecto que hace un par de años atrás pero ya no significaba tanto en mi vida como lo había echo. Sin duda la "traición" por así decirlo de Grecia había logrado que dejara de confiar en las personas, poseía el mismo cabello rubio dorado y aquella sonrisa que había matado a mil hombres, pero sentía que ya algo no era lo mismo, que aquella muchacha que había pasado tantos años en mi casa, conmigo, no era la misma.
Sostuve la bandeja cuando ella me la entrego y baje la mirada para ver lo que contenía como ella había dicho el mocca con caramelo se situaba en dos vasos en la bandeja, levante la vista y hice omisión a su comentario sobre la puerta. Varios pensamientos cruzaron mi mente pero ninguno coherente ¿Podría volver a ser lo mismo de antes? La desconfianza volvió a surgir y tras su opción vacile pero como siempre no era una persona descortez por lo que abrí la puerta un poco más y me aparte hacía un lado.

- Supongo que sería muy burdo de mi parte no invitarte a entrar - comente alzando la vista hacía ella encontrándome con sus ojos - Y desde luego que aceptó el café, sabes que siempre he sido un adicto - confesé encogiéndome de hombros ligeramente con una ligera sonrisa -

_________________

Williams E. Scumbridge

"Un simple jeu de séduction peut tuer, même le meilleur joueur. "
avatar
Williams E. Scumbridge

Mensajes : 21
Fecha de inscripción : 17/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un rencuentro - Grecia.

Mensaje por Grecia Giorgatos el Mar Oct 04, 2011 7:12 pm

¿Cómo explicar los sentimientos que se estrellaban una y mil veces contra Grecia, haciendo añicos sus ilusiones sobre Williams? Sonrió. Sonrio, porque no había otra cosa que pudiese hacer, y porque solamente le quedaba ocultar su desengaño detrás de sus labios carmines. Sin embargo cuando sus dedos rozaron los suyos fue como si una corriente eléctrica le hubiese recorrido el cuerpo, haciendo que cada parte de sí clamase por ese hombre. "Supongo que sería muy burdo de mi parte no invitarte a entrar..." la voz aterciopelada de Williams la sacó nuevamente de sus cavilaciones, y a pesar de notar cierta renuencía en su voz se acercó a él lo suficiente como para darle un beso en la mejilla - Por los viejos tiempos...- comentó encogiéndose de hombros.

El loft consistía en una construcción moderna que jugaba con el contraste entre valores y colores, con pocas divisiones, y grandes ventanales de cristal por los que los rayos matutinos se filtraban con descaro. Grecia Giorgatos con esa naturalidad casi infantil que la careacterizaba se sentó en el sillón de género aterciopelado y luego de quitarse los zapatos recogió sus piernas sobre el mismo - Sabía que no podrías resistirte, Will - comentó tomando una de las revistas que se hallaban sobre la mesa de caoba. De pronto la música que aún sonaba en el loft reclamó su atención una vez más.

Entre los acordes de las guitarras Grecia pudo comprender entonces algunas frases a pesar de no poseer un español muy fluido. "Nos tocaba crecer y crecimos", pensó la joven volviendo su vista a Williams. Misma ciudad, mismas personas, distintos roles. ¿En qué se había equivocado?. Una vez más se hacía esa pregunta, aunque sin intención de comprender la respuesta - Bonita canción -comentó la rubia, haciendo un ademán al joven para que se sentase junto a ella.
avatar
Grecia Giorgatos

Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 18/09/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un rencuentro - Grecia.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.